Saltar al contenido

Receta de mermelada de café

5 noviembre, 2023
mermelada de cafe

Cómo preparar mermelada de café: el complemento ideal para tus mañanas

La imagen de una mesa de desayuno adornada con tostadas doradas y una taza de café humeante es el epítome del amanecer perfecto. Y para elevar esa experiencia, te presento una receta que te enseñarå a preparar una exquisita mermelada casera de café.

Imagínate una mermelada con una textura sedosa, un dulzor equilibrado y un intenso sabor a café que, una vez la pruebas, se convierte en un placer al que es difícil resistirse.

Esta delicia, sorprendentemente fĂĄcil de elaborar, solo requiere de tres ingredientes y algunos sencillos pasos. En poco tiempo, podrĂĄs disfrutar de una mermelada Ășnica, perfecta para untar en tu tostada matutina, realzar el sabor de galletas y panecillos, o como relleno sublime para bizcochos y otras delicias de reposterĂ­a.

Sigue leyendo para descubrir cómo crear la mermelada de café que transformarå tus desayunos y meriendas en momentos de indulgencia absoluta. ¥Empecemos!

Tipo de preparaciĂłn

  • Tiempo preparaciĂłn: 30 minutos
  • Tiempo reposo: 6-12 horas
  • Dificultad: fĂĄcil

Ingredientes

  • 500 ml de crema para batir o nata para montar
  • 125 gr de azĂșcar
  • 120 ml de cafĂ© (soluble o cafĂ© reciĂ©n hecho)

Preparación de mermelada de café

  1. Comienza preparando 120 ml de un intenso y aromåtico café, empleando tu método preferido, ya sea con una cafetera de confianza o a partir de café soluble de calidad mezclado con agua caliente.
  2. Encuentra una cacerola de tamaño adecuado y ponla sobre fuego medio-alto. Vierte en ella la crema para batir junto con el azĂșcar, uniĂ©ndolos en una danza dulce que solo necesita de tu atenciĂłn y una varilla manual o espĂĄtula de silicona para evitar que se adhieran al fondo o se caramelicen de mĂĄs.
  3. Observa cómo la mezcla comienza a burbujear suavemente y, en ese momento, reduce la intensidad del fuego a bajo. Es ahora cuando debes agregar el café que has preparado con esmero, vertiéndolo con gracia en la cacerola.
  4. Mantén una cadencia constante en tu removido, un vaivén suave y constante durante 20-30 minutos. Verås cómo la mezcla se transforma, reduciendo su volumen y adquiriendo una textura mås densa y rica.
  5. Para asegurarte de que la mermelada ha alcanzado su punto ideal, realiza el siguiente hechizo de cocina: toma una cucharilla de la mezcla y deja caer unas pocas gotas en un vaso de agua fría. Si las gotas se hunden sin disolverse, como pequeñas joyas de café en el fondo, sabrås que has conseguido la textura perfecta.
  6. Ahora, con un tarro hermĂ©tico y esterilizado a la mano, vierte con cuidado la mermelada aĂșn caliente en su nuevo hogar de cristal. Sella el tarro y permĂ­tele enfriarse bajo el calor de tu cocina.
  7. Una vez alcanzada la temperatura ambiente, el tarro debe ser trasladado al refrigerador. Allí, tras un reposo de al menos 6 horas, preferentemente de un día para otro, la mermelada adquirirå la consistencia deseada, convirtiéndose en un tesoro listo para ser descubierto.

Ya sea que la esparzas sobre una galleta crujiente, la corones sobre un trozo de pan fresco o la integres en tu reposterĂ­a, esta mermelada de cafĂ© es una oda al amor por el cafĂ©, transformando cada bocado en una experiencia que trasciende el desayuno comĂșn. ÂĄDisfruta cada untada!